Reseña: "La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida" — Elvira Sastre.

Reseña: "La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida" — Elvira Sastre.


Título: La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida.
Autora: Elvira Sastre.
Editorial: Ediciones Continente/Visor Libros.
Fecha de edición: 2016
Páginas: 72
Sinopsis: A la vez clásica y contemporánea, romántica y analítica, suave y rebelde, diáfana y misteriosa, Elvira Sastre (Segovia, 1992) es la poeta que desde hace mucho tiempo estaba pidiendo a gritos la literatura española. La emoción parecida a una descarga eléctrica que transmiten sus versos, el modo en que son capaces de expresar la lucha entre cuatro paredes del amor y el deseo de independencia o su puntería increíble para el aforismo cegador y la parábola aleccionadora, son nada más que algunos de los ases en la manga que guarda esta obra, que también puede usarse como espejo e isla, dos palabras que no son por casualidad las que más se repiten en sus páginas: si quieres saber quién eres, abre este libro; y si quieres olvidarlo, también.
—BEJAMÍN PRADO.

"Y he sonreído
como se sonríe a la esperanza, tranquila,
tras estas rejas que a veces abrazos
y he pensado
que la libertad también está
en los ojos de quien te mira cuando tú ya no te ves."

Reseña: Descubrí a Elvira hace unos años por una de las frases que se volvieron virales de su libro "Baluarte", que me llegó, me hizo sentir identificada, y la manera en que estaba escrita era sutil pero correcta y directa. Desde ese momento, la busqué en las redes y encontré un montón de frases de sus dos libros, en ese momento.
El año pasado cuando salió este tercer libro me encantó sin siquiera haber leído nada. Desde el nombre ya que es largo pero preciso, certero y la elección de palabras me parece perfecta, hasta la portada que se descubrió después, esa ilustración tan delicada, el trazo y la acción que demuestra es magnífica, no puedo dejar de mirarla.
Es corto pero estos 26 poemas te dejan con una nueva mirada hacia tus heridas, tus amores pasados, tus experiencias, tus sentimientos admitidos y no, los pensamientos, los remordimientos, y las enseñanzas. 

"Esa pregunta que termina
con todo:
¿puedes seguir enamorada de alguien
que has dejado de querer?"
La angustia, la comprensión, el desamor, la identificación, la desolación, la soledad misma, o las ganas de salir de esos sentimientos, es lo que te demuestra cada palabra que fue escrita. 
Con realismo, emoción, certeza, sutileza, elegancia y justicia, Elvira te hace recorrer todas y cada una de las situaciones por las que solemos pasar cuando estamos con problemas de amores.
Te da la sensación y el pensamiento de que cuando crees que no podés estar leyendo mejor poema, mejores palabras enlazadas, aparece el próximo y te hace entender cada vez más tu situación. El poder de identificación que tiene es alucinante, uno no se siente más sólo y se da cuenta de que somos muchos los que pasamos por la misma situación o por los mismos sentimientos en diferentes momentos de nuestras vidas, con diferentes edades.
Es un reconomiento y aprendizaje constante a conocerte, reconocer lo bueno y lo malo, a comprender lo que quizás no querés admitir o no sabías que sentías.

"Me pregunto si mi nombre aún esconde
en tu memoria
la historia que nunca podrás olvidar."

Es sumamente recomendado, no podés no darle una oportunidad. Creo que durante mucho tiempo se estuvo esperando a alguien que pudiera poner el amor y desamor en palabras sencillas, seleccionadas perfectamente y con un enlace maravilloso.
No me gusta la poesía demasiado rebuscada que busca decir algo simple con metáforas o palabras poco utilizadas, por eso encontré la gratitud en cada una de estas páginas.
No dejen de leerlo, les aseguro que van a entender muchas cosas que no le podían poner nombre o explicación.


—Historias de Venus.

1 comentario:

  1. ¡Holaaa! En general no soy mucho de los poemas pero esta autora la están comentando bastante en España. Lástima que a mi país no ha llegado, o al menos no he visto ningún libro de ella por aquí, me gustaría intentar a ver qué sucede.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar